EN BUSCA DE LA BASE DE MAQUILLAJE PERFECTA

¿Cuántas veces vemos por la calle a mujeres por la calle que tienen un aspecto tan natural y a la vez tan “descansado”, sin imperfecciones, ojeras, arruguitas, manchas… y hemos pensado “¿cómo lo harán para estar tan estupendas sin apenas llevar nada?”. Pues no os dejéis engañar, porque tiene truco. Tras esa apariencia de “buena cara de recién levantada y natural a la vez” se esconde casi siempre una ardua tarea de camuflaje. El arma  secreta de estas mujeres es una buena base de maquillaje que unifique la piel.

Bases las hay de muchos tipos (hipoalergénicas, minerales…) Respecto a su textura, existen tres tipos principales: líquida, en crema y en polvo. En esta ocasión, me voy a centrar en las bases líquidas, que, desde mi punto de vista, son las que dejan mejor acabado y un aspecto muy natural. 

Para lograr ese efecto de naturalidad total, una buena base de maquillaje debe reunir estos requisitos:

– Debe ser del mismo tono que la piel: una base más oscura que nuestra piel envejece un montón y una base más clara da sensación de mala cara.

– La textura debe ser muy fluida, para que no se “cuartee” con el paso de las horas.Además, cuanta más edad se tiene, más fluidas y ligeras deberían ser, para no marcar más las arrugas.

– Oil free, libre de grasas.

– Mejor que lleve algún complejo tratante, hidratante o antiedad.

– Si lleva protección solar, mejor que mejor.

En las bases de maquillaje, es muy importante aplicarla de forma adecuada, con movimientos ascendentes. Hay distintas formas de extender el producto sobre la piel: con los dedos, con esponja o con brocha. Para la base de maquillaje yo me decanto por los dedos ya que, mediante un ligero masaje, se extiende fenomenal.

También te puede interesar
GIMNASIA PARA FORTALECER EL CUELLO
HELIOCARE 360·, LLEGA LA NUEVA ERA EN FOTOPROTECCIÓN

Déjanos tus comentarios

Comentario

Nombre*
Página web

No te pierdas ni una publicación

Suscríbete a La Cremola y recibe todas las novedades por email.